1 jun. 2008

Una piel hermosa en tú boda: celebra con todos los sentidos

En ese día tan especial, donde los novios son las estrellas, deben verse como los protagonistas de una película ganadora del premio Oscar, es por ello que te damos unos sencillos pasos para acondicionar tu piel y la de tu futuro esposo, de modo que brillen como si estuvieran en la alfombra roja sin necesidad de flashes.

Por Evelyn Chacón P. para OC Magazine (mayo 08)

En el mismo momento en que comienzan los preparativos de la boda, las agendas comienzan a atiborrarse de compromisos que incluyen selección de invitados, preparación de ceremonia, reuniones de anunciamiento y felicitaciones. Empiezan las visitas a salones de belleza, tiendas especializadas y un sinfín de otras actividades que suelen agotar a los involucrados.

Al acortarse los meses, la cuenta regresiva parece ir más rápido, y los nervios aparecen comunicándose a través de nuestra piel, que suele dejarse a un lado hasta el día del matrimonio. Uno de los principales consejos que repiten sin cesar los profesionales es que al estrés no hay que invitarlo y hay que evitar en lo posible que se cuele en nuestro día especial.

Para impedir que el cansancio (muy bien justificado) quede grabado en las fotografías, es necesario que a tu “lista de cosas por hacer” le agregues una hoja exclusivamente de belleza y remárcala para que no la dejes pasar por alto entre las tantas otras tareas en la que seguramente deberás ocuparte. En ella colocarás los programas imprescindibles que te harán llegar al altar de la forma que siempre quisiste: impactante, inolvidable y feliz.

Cronograma de belleza
En la actualidad existe un sinfín de locales especializados que te podrán ofrecer productos y servicios que se adapten a tus necesidades y presupuesto: masajes, limpieza de cutis, baños especiales, mascarillas relajantes, hidratación extrema. Sin embargo, es posible –con un poco de tiempo y compromiso- que puedas conseguir los mismos resultados sin la necesidad de salir de casa.

No todas las pieles son iguales y seguramente tienes claro cuál es tu tipo específico y los productos más recomendables para ella. Si por el contrario no estás muy segura y tu situación cutánea incluye fastidiosos granitos, manchas o cicatrices, visita a un dermatólogo para que responda todas tus dudas y así poder tener a la mano las herramientas ideales.

Tres meses antes de la boda: Comienza una dieta sin excesos de grasas (pueden causar brotes de espinillas, granitos o acné), alcohol, sal (ayuda a la retención de líquidos y por lo tanto evita la eliminación de toxinas y nos hace ver un poco inflamados), ni azucares para evitar imperfecciones cutáneas. Come alimentos crudos como verduras y frutas, las encimas ayudan a tu piel y la fibra elimina las toxinas. Toma mucha agua para también ir eliminando las toxinas de forma natural.

Trata de suplantar las carnes rojas por pescado, estos últimos son ricos en ácidos grasos que ayudan a nuestra piel y salud en general. Limita la leche y sus derivados si padeces de acné, en cambio, si no sueles sufrir de ese mal, sigue con tu consumo normal, pues es rica en calcio y otros nutrientes. Evita los refrescos y comida chatarra. Toma un complejo multivitamínico al día. También suplementos de aceite de linaza o aceite de pescado.

Un mes antes de la boda: debes empezar con una limpieza profunda, trata en lo posible de que sea con la antelación recomendada para evitar enrojecimientos molestos en ese día tan especial. Para hacerte una en casa reúne: agua, crema limpiadora, exfoliador, algodón, tónico, una mascarilla de belleza y una bolsita de manzanilla.

Pon a hervir un poco de agua con la manzanilla, mientras tanto limpia tú rostro con la crema limpiadora y si necesitas lavarla, hazlo con agua tibia. Limpia –con mucho cuidado- el área de los ojos con un algodón y un limpiador especial. Cuando el agua esté hirviendo, retírala del fuego y ubícala en un sitio donde estés cómoda para acercar tu rostro lo suficiente y sentir el vapor (puedes usar una tolla sobre la cabeza para evitar que el vapor se escape). Recibe el vapor por aproximadamente 10 minutos o hasta que el agua se enfrié.

Examina tu cara si notas puntos negros o blancos (evita tocar los barros y espinillas) presiona el área con la punta de los dedos (nunca con las uñas). Si tu piel empieza a enrojecerse detente. Al finalizar, colócate el tónico para ayudar a cerrar los poros. Posteriormente hazte la exfoliación (puedes usar tu limpiadora mezclada con azúcar) siempre con la punta de los dedos y con un movimiento circular siguiendo las líneas de los músculos y siempre hacia arriba. Usa agua para limpiar el exceso y tónico al final.

Llegó el momento de la mascarilla y la relajación, aplícala y déjala que actúe durante 10 o 15 minutos, tiempo en el que podrás escuchar tu música favorita y dejar a un lado la presión de los preparativos. Para eliminarla usa agua abundante y nuevamente el tónico. Para finalizar, aplícate una crema humectante y en los ojos una especial con movimientos circulares y delicados.

Dos semanas antes de la boda: hazte dos exfoliaciones semanales, no necesitarás mucho tiempo para ello, puedes hacerlo mientras te bañas. También es imprescindible que inicies una rutina diaria con mascarillas hidratantes, relajantes o revitalizantes, además de la hidratación matutina y nocturna. El resultado será una piel más luminosa y tersa.

Para un exfoliante natural basta con revolver bien 1 taza de azúcar morena sin refinar, 1 taza de aceite (preferiblemente oliva de poca viscosidad), 1 cucharada de jugo de sábila (puede ser también uva o limón) y la raspadura de la piel de un limón (puede suplantarse con vitamina C o E). Aplica la mezcla de manera uniforme sobre el cuerpo luego de bañarte como de costumbre y con la ayuda de una esponja. Recuerda poner énfasis en los codos y talones.

Déjala alrededor de 20 minutos y luego elimina el aceite con agua tibia. Trata de no usar jabón y no lo apliques sobre heridas.

Siete días antes de la boda: ya es hora de visitar el salón de belleza para las pruebas de peinado y maquillaje, son necesarios para que todo armonice con tu rostro y vestido. En casa, antes de dormir aplica a diario una crema hidratante en manos y pies y duerme con guantes y medias de algodón.

También puedes probar con una mascarilla para manos y pies con duraznos. Sólo necesitarás ¼ de taza de duraznos (frescos o secos), ¼ de taza de yogurt, 1 cucharadita de miel. Mézclalos todos en una licuadora hasta que quede suave y uniforme. Lávate las manos y pies con agua tibia, sécalas bien y aplica la mascarilla, cúbrelas con papel plástico y deja que actúe durante 20 minutos. Luego, lávalas, sécalas y ponte crema hidratante.

Tres días antes de la boda: debes realizar la depilación de cejas, axilas, piernas e ingle. No esperes más tiempo para hacerlo, no querrás que se note el día de la ceremonia.

Un día antes de la boda: manicure y pedicura. Puedes probar una sencilla receta para llegar al manicurista con las cutículas y manos preparadas, sólo tienes que mezclar 1 cucharada de aceite de oliva con 1 cucharadita de aceite de vitamina E (puedes abrir una cápsula convencional), caliéntala en baño de maría para obtener mejores resultados. Utiliza el aceite para masajear tus cutículas y uñas.

El día de la boda: finalmente es el día en que al pasar todos voltearán a mirarte. Ante todo recuerda relajarte y comer sano y bien, deja que tus allegados se concentren en los pormenores y detalles faltantes. Prepara un baño relajante y al terminarlo usa un hidratante corporal.

Tags: , .

Seguir leyendo...

22 abr. 2008

Los hongos, recuerdo desagradable de las vacaciones

Con frecuencia escuchamos maravillosos consejos sobre cómo cuidar y preparar nuestra piel para los días de descanso; el cómo obtener un bronceado duradero, dietas para que el traje de baño nos quede como “de portada”, la importancia del protector solar para luchar contra el cáncer de piel, pero no es común que nos alerten sobre las micosis que podríamos contraer durante nuestro placentero viaje.

Por Evelyn Chacón P. para Revista OC Magazine (ene.08)

Los hongos pueden alojarse en cualquier parte de nuestro cuerpo, especialmente aquellas que aguardan más humedad (ingle, pies, cuero cabelludo). Son infecciones de la piel que podemos contraer en algunos de los sitios que más se frecuentan durante las vacaciones: playas, piscinas y campos. La mayoría de las micosis provocan prurito (picazón molesta) y producen manchas o rosetones en las partes contaminadas del cuerpo.

Otros de los indicios frecuentes, es que el área afectada se seca –incluso hasta agrietarse- y puede producir ampollas o la sensación de quemadura.

Sin embargo, no todas las máculas que observamos en nuestra piel luego de las esperadas vacaciones son hongos, pues al estar expuestos al sol durante mucho tiempo, las pequeñas manchas blancas difusas en el rostro, brazos y hombros son daños solares como resultado de una extensa exposición al astro rey. Expertos recomiendan usar protector solar a diario y crema humectante por las noches.

La proliferación de micosis durante las épocas vacacionales es alta a pesar de lo sencillo de la prevención. Básicamente, la mejor forma de evitarlas es con una correcta rutina de aseo. Según los expertos lo más importante para tener una piel saludable es evadir baños con agua caliente y el uso excesivo de jabón, ya que ambos factores resecan mucho la piel. De igual forma es recomendable huir de prolongadas exposiciones al sol sin usar protector solar y tratar en lo posible de evadir las horas del mediodía para hacer actividades al aire libre.

Hay que ser especialmente cuidadoso luego de salir del agua o luego de transpirar mucho. Hay que secar muy bien todas las partes de nuestro cuerpo con una toalla limpia y seca. También es elemental no usar prendas de ropa o lencería de otras personas y no permanecer largo tiempo con la ropa mojada.

La precaución es lo primero
Para solucionar definitivamente esta molesta afección es imprescindible comprender que los hongos para su reproducción necesitan calor, humedad y oscuridad.

Durante nuestros viajes debemos evitar bañarnos en piscinas muy concurridas o que no tengan un buen mantenimiento, pues suelen ser cultivos perfectos para diversos tipos de hongos, los más frecuentes son los que se alojan en los oídos (otomicosis), en la vagina (vaginitis o candidiasis) y en los brazos o tronco (tiñas o pitiriasis).

Trate de usar sandalias en vez de estar descalzo para evitar el “pie de atleta” o sabañón. Hongo altamente contagioso, ya que las personas al caminar descalzas pierden constantemente “escamitas” muy finas de piel y al ser una persona infectada, esas “escamitas” poseen esporas de hongos que pueden ser fácilmente recogidas por una piel sana.

Es necesario el uso de prendas y zapatos que permitan la ventilación adecuada de la piel, las ideales serían las que tengan materiales naturales y frescos como el algodón o el lino. Hay que considerar también que las prendas muy ajustadas favorecen la aparición de micosis en los pliegues del cuerpo, especialmente en las áreas genitales.

Al momento de tomar sol, hay que hacerlo siempre sobre una toalla o esterilla, pues la arena, tierra y los pisos alrededor de las piscinas son habitas ideales para los hongos, los cuales pueden vivir allí durante siete u ocho años.

La limpieza diaria debe hacerse con productos suaves, que no irriten ni sean muy perfumados. El jabón idóneo es aquel a base de azufre, própolis, tepezcohuite, árbol de té o neem, ya que tienen propiedades fungicidas. Posteriormente debemos hidratar nuestra piel con cremas y protección solar.

Hay que destacar que la dieta que llevemos podría tener relación con la probabilidad de contagiarse de hongos, así que trate de no abusar de alimentos ricos en levaduras como el vinagre, la cerveza o el pan, o excesivamente ricos en azúcar. Por el contrario, es recomendable comer alimentos que contengan ajo o jengibre. Y siempre será positivo tomar un multivitamínico con minerales.

Remedios caseros
Si lamentablemente contrajo algún tipo de hongos durante sus vacaciones, además de seguir las indicaciones de un dermatólogo o un médico especialista, podría tomar en cuenta alguna de las siguientes recetas naturales y caseras:

Hongos en los pies:

  • Límpielos con una infusión a base de ajo, caléndula y tomillo.
  • También puede usar Nogal aplicándolo en forma de tintura, extracto o en infusión.
  • El agua caliente con sal suele tener resultados rápidos.

Hongos en las uñas:

  • Aplique directamente aceite de árbol de té. Hay que utilizarlo hasta que cambie por completo la uña infectada.

Hongos en cualquier parte del cuerpo:

  • El yogur natural y fresco (especialmente el artesanal) es muy eficaz. Se debe friccionar la parte enferma, dejarlo secar y enjuagarlo por completo posteriormente. Para acelerar el tratamiento se puede tomar un yogur al día.
  • El extracto de própolis o propóleo se aplica directamente sobre la zona. Debe tener cuidado porque puede manchar la ropa.
  • La aplicación dos veces al día de pulpa de áloe vera o sábila es bastante efectivo.

Hongos en los oídos:

  • Puede ser tratado colocando unas gotas de vinagre blanco, dejándolas por alrededor de cinco minutos antes de bajar la oreja para dejar escurrir la solución. Es aconsejable repetirlo varias veces al día.
  • Tome un poco de aceite de bebe, caliéntelo y viértalo en el oído. Coloque una bola de algodón para evitar que se escurra.

Hongos vaginales:

  • Ingiera infusiones con orégano, clavo, canela, eucalipto, geranio, pino y sábila. Procure reducir el consumo de lácteos mientras dure la infección.
  • Para prevenirla, es aconsejable lavarse periódicamente con agua con bicarbonato. El bicarbonato contribuye a equilibrar la flora vaginal, evitando la proliferación de los hongos.
Tags: , .

Seguir leyendo...

5 feb. 2008

Paisajismo: La naturaleza dentro del hogar

Si al mirar por la ventana sólo observa estructuras de concreto, al pesado tránsito automotor, contaminación, colores grises y sin brillo, es hora de agregar una pequeña parte de la naturaleza en sus espacios personales. Al hacerlo, notará de inmediato -cómo si se tratara de un medicamento de efecto instantáneo- un cambio en su humor y en la energía de su hogar u oficina.

Por Evelyn Chacón P. para OC Magazine (nov. 2007)

Está demostrado científicamente que el ser humano se siente a gusto con la naturaleza y al entrar en contacto con ella ocurren cambios en su interior difíciles de definir.
Una solución exitosa para llevar un poco del verdor a nuestros hogares y oficinas es el uso del Paisajismo. Un arte que combina la naturaleza con elementos arquitectónicos, colores, formas y texturas considerando los cambios a través del tiempo y del clima.

La jardinería interior
Lejos de lo que mucha gente cree, el arte del Paisajismo no es sólo adquirir algunas plantas y sembrarlas en cualquier lugar vacío. Se trata, en cambio, de un proceso en el que debe emplearse técnicas especiales para sobreponerse a ciertas dificultades. Uno de los principales obstáculos que se presenta es el querer transformar un entorno cerrado, en el que no hay un suelo y un clima controlado, agregando el componente estético.

Lo más importante no es en sí el uso de plantas de interior para decorar, sino la disposición de ellas para crear un conjunto integral y no piezas independientes dentro de una misma instancia. El sonido del agua corriendo -encontrado en innumerables fuentes o pozos de diversos tamaños y presupuestos- ayuda a crear un ambiente agradable y a mejorar el entorno. La vegetación fomenta la armonía y la concentración.

Además, se debe tomar en cuenta un conjunto de factores atmosféricos para prever la buena conservación de estos verdes espacios en el tiempo. Entre ellos la temperatura, que es conveniente que sea sin cambios muy marcados. También está la iluminación, pues cuanta más luz –sin llegar a ser del sol directamente- es más efectivo.

Asimismo se debe cuidar no tener corrientes de aire fuertes, ya que podrían perjudicar a las plantas. Y es imprescindible la instalación de sistemas de riego automáticos o contar con la posibilidad de regar las plantas según sus necesidades individuales, lo que significa que las de poco riego no deben estar al lado de las que exigen más agua.

Para que se le haga más sencillo reconocer esos factores en el espacio que desea redecorar, recuerde que en el hemisferio Sur, las áreas orientadas al Este tendrán sol por la mañana, las orientadas al Norte desde la mañana a la tarde y las que dan al Oeste sol por la tarde. La orientación Norte y Oeste suele ser muy calurosa en verano y el sur es la orientación mas ventosa y la que no recibirá sol, por lo tanto la mas fría.

En el hemisferio Norte es todo lo contrario. El sol describe una trayectoria desde que sale a la mañana hasta que se pone en la tarde más vertical en verano y más baja en invierno o época lluviosa. Por lo tanto paredes altas arrojarán amplias superficies de sombras en invierno.

Cómo elegir el mejor diseño
Ante todo hay que tener claro los objetivos que queremos lograr y los factores climáticos del espacio. Posteriormente debemos hacer un plano del lugar, considerando que no tiene por que ser un espacio cuadrado o rectangular, se puede jugar con diferentes niveles, balcones, esquinas, etc.

También hay que tomar en cuenta las personas que estarán a su alrededor evitando posibles peligros si hay niños o ancianos, facilitando accesos y descartando esquinas pronunciadas o altos desniveles.

Luego de que hemos tomado la decisión en cuanto al espacio que utilizaremos, podemos comenzar a pensar qué otros elementos además de la vegetación pueden ayudar a recrear ese pedacito de naturaleza que queremos reflejar en nuestro hogar u oficina; para ello, podemos hacer uso de glorietas, pérgolas, caminos serpenteantes o estatuas, incluso si queremos mayor integración, pensemos en agregar un espacio para comer o descansar, o un área para leer o meditar.

Tenga en cuenta que los materiales claros reflejan los colores y los oscuros se calientan más y por lo tanto disipan calor. No le ponga límites a su imaginación, suponga esa esquina vacía que ve a diario transformada en un pedazo de la Roma Antigua o reflejo de las lejanas tierras orientales. ¿O ese inútil espacio bajo las escaleras convertido en un edén?

Los patios en desniveles o laderas suelen ser exitosamente redecorados, pues son de gran utilidad si se ubican en áreas montañosas o se desea limitar ambientes. Con frecuencia, los niveles son unidos por escalones o rampas cubiertas de color.

Recuerde que lo ideal sería crear jardines de poco mantenimiento (xerófilos), con especies de escasas exigencias. Las más recientes tendencias señalan espacios que integran especies autóctonas y también al minimalismo, en general formas sencillas que faciliten el mantenimiento.
El resultado final del jardín dependerá en gran medida de las plantas que se utilicen, específicamente de su estructura, tamaño, textura y colores. Hay que hacer un esfuerzo para evitar incluir excesivas variedades de plantas en una misma zona, lo recomendable es recrear un diseño sencillo, sin recargar el espacio seleccionado, eligiendo un color dominante y una agrupación cuidadosa de vegetación.

No olvide un elemento focal que atraiga las miradas y el interés colocado en el punto central del espacio, eso le agregará carácter y personalidad.

Tags: , , , .

Seguir leyendo...